Los gatos no son imbéciles, tienen un bien conocimiento de las leyes naturales. Y además les gusta experimentar para corroborar las hipótesis.
El problema es que dedican casi todos sus esfuerzos a ratificar la ley de gravitación universal.

Y aquí podemos ver un ejemplo.