Esta mañana he salido a dar una pequeña vuelta por el paseo marítimo, con la intención de parar a tomar al menos un café en cada una de las terrazas que encontrase por el camino.

cafecito en una terraza

cafecito en una terraza

La verdad es que me ha resultado imposible. No porque sean demasiadas cafeterias para visitar ( que tambien ), sino porque he tomado un par de ellos tan malos que me han revuelto el estómago.

 

Mi plan para los próximos meses será construir un plano de las cafeterías del paseo. Fotografías, revisión de la carta de café, inserción en un plano,…todas esas cositas.

 

A partir de la semana que viene, claro.