Tengo la sensación que hay gente que se la coge con papel de fumar, y claro, así nos va.

A través de los feeds de Slashdot, he llegado a esta noticia de The Telegraph. Parece ser que Lego es racista. Según dicen, el nuevo paquete de la serie de Star Wars, el palacio de Jabba el Hutt atenta contra el honor de los musulmanes. Al parecer el diseño del palacio es sospechosamente parecido a la mezquita de Estambul. Y además Jabba fuma ( pecado!!!! ) en algo parecido a una shisha ( sospechoso, no?? )

Me pregunto, porque no acusan a George Lucas? El creó este universo de fantasía, luz y color. O  a Industrial Light & Magic, que crearon los efectos especiales y visuales. O a Disney, que al fin y al cabo son los dueños de los derechos de imagen y explotación. Claro que bastante tienen con su fama de anti-semitas, como para encima ser anti-musulmanes.

 

Esto me recuerda inevitablemente a la terrible alarma social que se produjo con la acusación de racismo a los comics de Tintin hace unos meses. Como todo, depende del cristal con el que mires. Si hace unos años un comportamiento nos podía parecer de lo mas normal, hoy no tiene porque ser así. Pero eso no significa que debamos cambiar la historia, o eliminar aquellos libros, comics, o lo que sea. Me parece que es demasiado peligroso el reescribir la historia a tan corto plazo en particular.

 

No debería sorprenderme que la gente sea tan gilipollas, pero es algo a lo que no me acostumbro.