Despertar, y un día más, encontrar a la gata grande sentada junto a la cafetera esperando por mí. Como cada mañana. Coger el café con una mano, la gata con la otra, y sentarnos en la terraza a desayunar tranquilamente.