Cosas que pasan

Not another WordPress site

café

Café en la oficina.

No todo van a ser malas noticias ( ver post anterior ).

También pasan cosas buenas de vez en cuando. Por ejemplo, han abierto una cafetería en el local a puerta de calle del edificio donde está mi oficina.

La cafetería en cuestión está regentada por un joven milanes muy agradable y buen conocedor del arte del café.

 

Cada mañana cuando entra, enciende la máquina, mide la temperatura de la sala, la humedad y sabe peich que otras cosas. Con esos datos, ajusta el tamaño de la máquina para moler para que se ajuste a estos parámetros.

Carga un par de cazoletas y prepara una par de expressos. Los prueba, y continúa ajustando las máquinas hasta que queda contento.

Y es entonces cuando por fin, comienza a servir los cafés que le piden.

 

Por supuesto, yo no tengo que pedirlos. En menos de una semana ya está entrenado para servir mi café como a mi me gusta con tan solo un gesto de cabeza.

 

Estupendo.

 

Comments are Closed

Theme by Anders Norén